El incremento de las plazas universitarias de Enfermería no puede esperar más

10 septiembre 2021
Estudiante de Enfermería en la Universidad en plena crisis del COVID 19

Ya era muy necesario antes de la pandemia y ahora lo es más una vez sufridas con tremenda virulencia las consecuencias del grave e histórico déficit de plantillas existente en nuestro país y que, año tras año, nos sitúa a la cola de Europa.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha reclamado a los consejeros de Sanidad y Educación/Universidad que propicien el aumento progresivo de la oferta de plazas de Grado de Enfermería en los centros universitarios de la comunidad autónoma, una vez que la crisis del Covid-19 ha evidenciado con tremenda contundencia la necesidad de contar con más enfermeras y enfermeros en todos los servicios de salud de nuestro país.

SATSE ya se dirigió el pasado año a los responsables autonómicos de Sanidad y Educación/universidad, al igual que al Gobierno y a los rectores de Universidad y decanos de Facultades de Enfermería del conjunto del Estado, para pedirles que se incremente la oferta de plazas de Grado de Enfermería y, con ello  el número de enfermeras y enfermeros que salen cada año de las universidades españolas en base a un estudio exhaustivo que concluía que es necesario aumentar la oferta actual para poder dar respuesta a las necesidades asistenciales y de cuidados de la población en los próximos años.

En concreto, la nueva planificación de las plazas del Grado de Enfermería planteada por SATSE conlleva que se oferten cerca de 5.000 plazas más cada nuevo curso en el conjunto del Estado, una cifra que debe mantenerse anualmente en cada curso de primero de Grado, al menos, durante cinco años. Al respecto, recuerda que los estudiantes que inician ahora sus estudios no saldrán de la universidad hasta dentro de cuatro años y en el caso de los especialistas se elevará a seis años de formación universitaria.

Esta propuesta también ha sido abordada en distintas reuniones mantenidas en los últimos meses con responsables de las consejerías de Sanidad y Educación/Universidad de las diferentes comunidades autónomas, mostrándose en términos generales receptivos a la misma, con la excepción de la Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía, lo que llama la atención más si cabe al ser la autonomía que tiene la ratio más baja de enfermeras por 1.000 habitantes del país y que, además, tiene previsión de que se jubilarán cerca de 22.000 enfermeras y enfermeros en los próximos años.

Por contra, ya hay autonomías que han empezado a dar una respuesta satisfactoria a la demanda planteada por el Sindicato de Enfermería, caso de la Generalitat de Cataluña que ha anunciado que está trabajando para ampliar en hasta 600 plazas la oferta universitaria pública del grado de Enfermería de cara al próximo curso. Al respecto, confía en que el resto de comunidades autónomas sigan esta tendencia si no quieren que nuestro sistema sanitario termine por colapsarse al no disponer de suficientes enfermeras y enfermeros para garantizar al salud y seguridad de los 47 millones de españoles.

El incremento de la oferta de las plazas universitarias del Grado de Enfermería es una de las principales demandas de SATSE para garantizar el número suficiente y adecuado de enfermeras y enfermeros en los servicios de salud y, de esta menara, mejorar la atención y cuidados que requieren pacientes y ciudadanos en general.

Algo muy necesario ya antes de la pandemia y que ahora es vital una vez sufridas con mayor virulencia las consecuencias del grave e histórico déficit de plantillas existente en nuestro país y que, año tras año, nos sitúa a la cola de Europa, con una ratio de cinco enfermeras/os por 1.000 habitantes, cuando la media es de casi nueve enfermeras/os por 1.000 habitantes, habiendo países con hasta 17 enfermeras/os por 1.000 habitantes.

Una lamentable realidad, apunta, que se verá agravada con las jubilaciones de enfermeras y enfermeros que se producirán en los próximos años. Subraya, al respecto, que en los próximos diez años se jubilarán en torno a 56.000 de estos profesionales sanitarios en el conjunto del Estado.

En la actualidad, se gradúan al año en los centros universitarios del país en torno a 11.000 jóvenes enfermeras y enfermeros, una cifra que no permite garantizar ni de lejos una respuesta satisfactoria a las necesidades de atención y cuidados actualmente existentes y que son cada vez mayores por el progresivo envejecimiento de la población española y el aumento de la cronicidad y dependencia, entre otros factores. Hay que tener en cuenta, además, la necesidad existente en ámbitos no sanitarios, como son los centros educativos y sociosanitarios de todo el Estado, concluye.