Más enfermeras para poder desarrollar nuestras competencias y mejorar la Atención Primaria en Asturias

02 junio 2021
Enfermera agotada

El Sindicato de Enfermería recuerda a los médicos firmantes de la carta sobre la Primaria que la enfermera ya no es la ayudante que tenían en consulta en los años 50 y que las plantillas de Enfermería también están mermadas pese a que han asumido nuevas funciones desde el inicio de la pandemia.

El Sindicato de Enfermería SATSE, en relación a las alusiones realizadas en la carta pública dirigida por un grupo de médicos al Consejero de Salud sobre el desempeño profesional de las enfermeras y los enfermeros de Atención Primaria, quiere puntualizar lo siguiente:

  • En primer lugar, lanzamos una pregunta: A lo largo del último año, ¿se ha producido alguna queja de los usuarios por la atención prestada por las enfermeras de Primaria? La respuesta es no. Enfermeras y enfermeros han prestado atención sanitaria y cuidados de manera presencial al paciente, tanto en el centro de salud como en los domicilios en la evaluación, valoración, seguimiento y resolución de problemas de salud y cuidados.
  • Las enfermeras y enfermeros de Primaria, además de atender sus agendas de pacientes, han asumido otras nuevas responsabilidades desde el inicio de la pandemia, también con un personal muy reducido, demostrando su indudable compromiso, responsabilidad y ejemplaridad: la intervención en los centros sociosanitarios, realizada en muchos casos desde la Primaria, la coordinación COVID con los centros educativos, el seguimiento telefónico de los mayores de 80 años, más atenciones domiciliarias, la realización de pruebas PCR o la masiva campaña de vacunación de la gripe, entre otras muchas.
  • La Enfermería es, en resumen, responsable de muchos cometidos básicos para el mantenimiento de la calidad asistencial en la Atención Primaria. Es, también, un colectivo que está exhausto y fatigado. La sobrecarga de trabajo es permanente, con plantillas ajustadas y elevadas ratios de pacientes por enfermera, agravada por la falta de sustituciones y por los descubiertos en los equipos, que se han incrementado desde marzo del pasado año.
  • En las consultas de Enfermería rara vez se realizan sustituciones, por lo que las enfermeras deben asumir la cobertura de sus compañeras y compañeros, a cambio de nada. A modo de ejemplo: se han contratado 14 enfermeras para dar cobertura a las vacaciones de las casi 300 que trabajan en la Primaria en el Área sanitaria IV, por lo que las enfermeras podrán vacacionar gracias a que sus compañeros asumirán su trabajo sin compensación alguna.
  • No entendemos por qué algunos facultativos de Primaria no acaban de reconocer que las enfermeras no pueden ni deben asumir funciones que no les corresponden por Ley. Una vez más nos ponen como excusa de sus problemas, cuando los estamentos médico y enfermero siempre han trabajado codo con codo en Atención Primaria de manera exitosa y en sintonía, un trabajo multidisciplinar, en equipo, cada uno con sus funciones y complementándose.
  • En este sentido, nos atrevemos a proponerles a los firmantes que debieran solucionar sus problemas acudiendo a quien los genera y no descargando sobre otros colectivos.
  • Con los médicos firmantes compartimos que es necesaria una reforma estructural de la Atención Primaria, que debe ser acometida cuanto antes y que desde SATSE Asturias venimos reclamando desde hace mucho tiempo. Esta reforma, sin embargo, no puede pasar porque las enfermeras y los enfermeros asuman parte del trabajo de los médicos o se conviertan en sus “ayudantes”, como parecen transmitir estos en su carta. No se va a relegar a la enfermera a tareas de hace décadas, ya superadas.
  • Además, lamentamos profundamente que entre el colectivo médico -confiamos que no sea una opinión generalizada- siga habiendo compañeros anclados en el pasado, que no reconocen el papel de la enfermera de Atención Primaria y que creen seguir trabajando en la década de los 50 del siglo pasado cuando la enfermera se sentaba al lado del médico para escribirle la receta y se encargaba de abrir la puerta de la consulta.
  • Insistimos en que la reforma de la Atención Primaria es necesaria y que ni el Servicio de Salud ni la Consejería han tenido en cuenta a los profesionales en la adopción de las medidas que toma desde hace meses. Ni se nos ha informado ni se han valorado nuestras consideraciones, respaldadas por el sentir de las enfermeras y enfermeros de nuestros centros de salud.
  • Estamos convencidos de que el futuro del sistema y la correcta atención al usuario necesitan una dotación adecuada de enfermeras en Primaria. Estamos preparadas para asumir nuevos retos que mejorarían la atención al usuario y la productividad y eficiencia del sistema. Si bien todas las categorías de personal son imprescindibles, es justo reconocer que actualmente la Enfermería es la columna vertebral de la Primaria y tiene gran margen de mejora si la Administración sanitaria se digna a sentar las bases para desarrollar una Enfermería avanzada, experta, con autonomía, competencias y capacidad para la toma de decisiones complejas.