SATSE Asturias: "Las enfermeras no pueden seguir pagando los errores de gestión de la Gerencia del ERA”

04 mayo 2022

"El ERA utiliza la falta de enfermeras en bolsa como excusa para todo; llevamos tres años escuchando buenas palabras de la Gerencia sin que se solucionen los problemas de personal, pese a nuestras advertencias", alertan desde el Sindicato de Enfermería.

El Sindicato de Enfermería SATSE en Asturias ha denunciado los errores de gestión de la Gerencia del ERA, el Organismo Autónomo Establecimientos Residenciales para Ancianos de Asturias, que está obligando a las enfermeras de muchas residencias asturianas, que ya tenían las plantillas bajo mínimos, a asumir las sustituciones de sus compañeros con reducciones de jornadas, bajas, descansos, permisos y que va a ser también la tónica para el disfrute de las vacaciones, lo que provoca una sobrecarga excesiva de trabajo y deriva, en muchas ocasiones, en que cada vez queden más turnos descubiertos.

Esta preocupante falta de cobertura de enfermería, con tardes e incluso mañanas sin enfermera/o, sobre todo en fines de semana, afecta cada vez a más residencias de la Comunidad Autónoma, con la consiguiente desatención del usuario, y que puede llegar a generar también un conflicto entre compañeros, pues la Gerencia del ERA pretende que la Atención Primaria asuma por sistema la atención a los residentes afectados.

"La Gerencia del ERA utiliza la escasez de enfermeras disponibles, que es una realidad, como excusa para todo desde hace tres años, sin que en este tiempo haya aportado solución alguna, más allá de buenas palabras", denuncian desde SATSE.

Plantillas muy escasas

El Sindicato de Enfermería recuerda que el ERA lleva muchos años con una plantilla de enfermeras muy escasa, como viene denunciando reiteradamente. “La autocobertura debería ser una solución puntual y se está empleando como algo generalizado, además de que resulta inviable cuando en nuestras residencias se trabaja a mínimos”, explican.

Las autocoberturas son una práctica habitual en las residencias del ERA. Las enfermeras y los enfermeros pagan, con la sobrecarga de trabajo y las dificultades para disfrutar de descansos, permisos y vacaciones, las consecuencias de una pésima gestión sostenida en el tiempo que se ha tornado insostenible. “Tampoco se cubren las reducciones de jornada por conciliación de la vida familiar y laboral, que también deben ser asumidas por los compañeros”, añaden desde SATSE.

Por ahora ni las horas extra, la única medida aportada desde el ERA hasta el momento, son suficientes, puesto que hay un límite de 50 horas anuales, de las que solo 25 pueden ser compensadas económicamente; el resto deberían ser a cambio de descansos que son imposibles de programar para su disfrute, dada la situación. 

Cada vez más residencias sin enfermera

Son, denuncia el Sindicato de Enfermería, cada vez más las residencias que quedan habitualmente sin enfermera, por las tardes, e incluso en turno de mañanas, principalmente los fines de semana. Es además una problemática que ya no afecta solo a los centros de menor tamaño, sino que se está generalizando en residencias grandes, y con muchos residentes.

La "planificación" de la Gerencia pasa porque las residencias cuenten al menos con una enfermera en los turnos de mañana, dejando las tardes descubiertas. Esto supone, alerta SATSE, otro problema añadido que, de nuevo, pagarán las enfermeras, porque la atención a los usuarios cuando no haya enfermera en la residencia deberá ser asumida por los centros de salud.

Al Sindicato de Enfermería le consta que ya son varias las residencias a las que tienen que acudir de forma rutinaria las enfermeras de Atención Primaria, que incluso son requeridas en horario de mañanas (sin que se tengan en cuenta los elevados cupos de pacientes que estas ya soportan habitualmente).

Desde SATSE alertan de que esta delegación de responsabilidades puede derivar en un conflicto entre compañeros, puesto que las enfermeras de Primaria del Sespa ya tienen, también, una carga de trabajo muy elevada. En este sentido, advierten de que "el ERA no puede pretender solucionar sus problemas cargándolos a los demás, la situación en la Primaria no es precisamente desahogada como para tener que asumir errores de gestión ajenos".

Soluciones reales para evitar cargar a la Primaria

Según explican, el centro de salud debe asumir la atención urgente de cualquier necesidad que se presente en una residencia ubicada en su zona de referencia, pero es una interpretación forzada de la noma pretender que la enfermera de Primaria realice todas aquellas curas o procedimientos programados, como puede ser la administración de insulina, que no pueda asumir la residencia por falta de personal.  

El Sindicato de Enfermería alerta de que hay que evitar que se convierta en una práctica habitual, que solo perjudica a las enfermeras, y reclama a la Gerencia del ERA que "busque de una vez soluciones reales a los problemas que tiene en su ámbito". 

El Sindicato de Enfermería lleva años reclamando unas condiciones dignas y denunciando la preocupante situación de la Enfermería en el ERA, por sus escasas plantillas de enfermeras, las cargas inasumibles de trabajo que deben soportar y los problemas para disfrutar de descansos, permisos y vacaciones, además de lo complicada que es la conciliación para estos profesionales. “Nadie quiere trabajar en las residencias, por lo que, si no se produce un giro en la gestión, va a ser imposible captar personal y las enfermeras que quedan se acabarán yendo también”, adelantan desde SATSE.  

Y advierten a la Gerencia sobre la falta de personal disponible: “No pueden continuar abriendo dispositivos, como la nueva unidad de convalecencia de la Residencia Mixta o la recientemente inaugurada residencia de Lugones cuando no disponen de enfermeras para atender el resto de centros”.