Sentencia favorable de SATSE Asturias: reconocen el riesgo durante el embarazo a una enfermera del Sespa pese a su puesto adaptado

12 marzo 2021
Enfermera embarazada

El Juzgado de lo Social nº 1 de Oviedo obliga al Sespa y a la mutua a certificar el riesgo durante el embarazo con efecto retroactivo amparándose en un informe del propio departamento de Riesgos Laborales de la empresa que situaba en un nivel 3 el riesgo por contagio de agentes biológicos para la afectada. 

Los servicios jurídicos de SATSE Asturias han obtenido una sentencia favorable a través de la cual el Juzgado de lo Social número 1 de Oviedo reconoce el derecho de una enfermera del Servicio de Salud del Principado de Asturias, Sespa, a que se le certifique el riesgo durante el embarazo con efectos retroactivos, amparándose en un informe de riesgos laborales que definía de forma clara los riesgos que entrañaba su puesto de trabajo.

El citado informe, que tal y como ratifica la sentencia debe primar sobre cualquier otra consideración, fue elaborado por el correspondiente departamento de Riesgos Laborales de la empresa empleadora para analizar el puesto adaptado que le fue asignado a la enfermera para que continuara trabajando durante su embarazo y situaba a la trabajadora en un nivel 3 por riesgo de contagio por agentes biológicos.

Pese a ello, tanto la mutua con la que el Sespa tiene suscrito el aseguramiento de las contingencias profesionales, como la Dirección de Recursos Humanos del Área, sin atender a lo recogido en el informe, retrasaron la existencia de riesgo a la semana 37, argumentando que el puesto de trabajo adaptado estaba en zona no COVID.

Los tribunales dan la razón una vez más a SATSE en la defensa de los intereses de las embarazadas y lactantes, al reconocer la existencia del riesgo de embarazo en un momento de la gestación anterior al que había sido reconocido por la empresa y la mutua.

La sentencia, en sus fundamentos jurídicos, se refiere a que la evaluación de riesgos específica para este enfermera en su puesto de trabajo adaptado realizada por el departamento de Riesgos Laborales recoge que la enfermera “está expuesta al riesgo de contagio de COVID-19 y que, según criterios de la guía de actuación para la gestión de la vulnerabilidad y el riesgo en el ámbito sanitario, su nivel de riesgo es el 3”.

Desde SATSE insisten en que Sespa y mutua se ampararon para retrasar el riesgo hasta la semana 37 en que la enfermera afectada había sido destinada a una zona no COVID, pero que con esta sentencia se reconoce que la valoración realizada desde Riesgos Laborales para este puesto de trabajo en concreto debe primar sobre cualquier otra.