Igualdad

Formación en igualdad y violencia de género

Enfermeras de Asturias podrán formarse y adquirir competencias en igualdad y violencia de género gracias a los tres cursos gratuitos que oferta SATSE Asturias.
Enfermera

SATSE organiza para 2024 tres cursos gratuitos y acreditados, para que las enfermeras afiliadas en Asturias se formen y adquieran habilidades de detección y asistencia en materia de igualdad y violencia de género.

Los cursos, con una duración de un mes, se desarrollarán, en febrero, marzo, abril, mayo y junio -algunos de ellos cuentan con dos ediciones-.

La formación, en modalidad online, está dirigida a enfermeras y enfermeros por ser quienes juegan un papel relevante en la prevención, detección y actuación en los casos de violencia de género.

Descubrir con antelación estos casos permite que se tomen medidas de manera temprana, lo que es fundamental en estas situaciones. Por ese motivo, el objetivo de la formación también es describir el protocolo común para la actuación sanitaria ante los casos de violencia de género, así como comprender la situación, el impacto y los cuidados de las víctimas.

Tal como demuestran diversos estudios, el número de víctimas que confiesan una situación de maltrato aumenta hasta un 20 por ciento cuando la víctima es atendida por enfermeros formados.

Las mujeres que sufren violencia de género acuden con más frecuencia a servicios sanitarios como Atención Primaria, Urgencias, Obstetricia y Ginecología y Salud Mental, en los que el papel de la enfermera es fundamental.

Inscripciones

La inscripción a cada curso se abrirá la quincena anterior al mismo. Los cursos tienen plazas limitadas y están acreditados para procesos selectivos, baremación y bolsa de contratación. 

La inscripción al primero de los cursos, que comienza el 1 de febrero, está abierta hasta el próximo 25 de enero

Cursos

Maltrato infantil y actuación enfermera (dos ediciones, en febrero y abril)
La violencia contra los niños y adolescentes acontece en todos los países del mundo. Se estima que una cuarta parte de los adultos manifiesta haber sufrido maltrato físico durante la infancia y, una de cada cinco mujeres y uno de cada trece hombres afirman haber sufrido abusos sexuales.
Dentro del equipo interdisciplinar, los profesionales enfermeros son clave en la identificación de menores de edad en situaciones de riesgo, prevención de nuevos episodios, promoción de factores compensadores y proporción de asistencia, apoyo, refuerzo y orientación a los niños y familias víctimas de la violencia.

Este curso está dedicado al maltrato infantil como fuente innegable de riesgo social, ya que a pesar de no conocerse la cifra absoluta de niños actualmente maltratados, la gravedad del maltrato infantil, su complejidad y efectos en el desarrollo integral de los menores, hacen que sea reconocido como un problema de Salud Pública, de derechos humanos, judiciales y sociales.

Atención y cuidados de la enfermería a las mujeres que sufren violencia de género (dos ediciones, en marzo y mayo)
La formación específica en violencia de género y el conocimiento de la red de recursos estatales, autonómicos, municipales y las diferentes asociaciones, así como el conocimiento de los circuitos de acceso y derivación permitirá una actuación de manera rápida y eficaz, sin pérdida de tiempo ni energías, planteando una atención completa que ayude a romper con la situación de violencia.

De igual manera, es preciso conocer la existencia de otros recursos claves, como las asociaciones de mujeres, que ayudan a salir de la situación de violencia de género, y además, son espacios para el empoderamiento y la igualdad, donde ganar poder para cambiar la realidad, prevenir la violencia y potenciar la presencia y participación de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad.

Violencia de género-machista (una edición, en junio)
Los profesionales de enfermería en su trabajo deben utilizar un modelo de atención biopsicosocial y de género que permita buscar factores casuales relacionados con las quejas de las mujeres por el desempeño del rol, poniendo de manifiesto las desigualdades y las consecuencias de esas desigualdades en su vida, salud y bienestar. La violencia de género es un problema de salud pública competencia de los profesionales sanitarios. Para llevar a cabo una actuación eficaz, es preciso disponer de protocolos que contengan pautas de intervención en la detección, diagnóstico, derivación y registro.